Ojos de queratitis - fotos, signos y métodos modernos de tratamiento

La queratitis es una de las enfermedades oftalmológicas más comunes que afectan el ojo anterior.

La patología se caracteriza por el desarrollo del proceso inflamatorio en la córnea del órgano óptico. La córnea realiza una función refractiva de la luz, y la percepción visual del ojo depende de su homogeneidad, transparencia y esfericidad.

Con el desarrollo del proceso inflamatorio, se produce un empañamiento y ulceración corneal. Muy a menudo, tales cambios son irreversibles, lo que puede conducir a una disminución de la agudeza visual, hasta su pérdida completa.

Clasificación

La queratitis puede desarrollarse bajo la influencia de factores externos e internos. La patología puede ocurrir en forma leve, moderada o severa.

La clasificación de la enfermedad depende del grado de daño corneal. Según esto, la queratitis es:

  • superficial
  • profundo

La queratitis superficial se caracteriza por daños en la capa superior de la córnea. En esta situación, no hay procesos irreversibles que puedan conducir a la pérdida de la visión.

La siguiente clasificación de queratitis depende de las razones de su desarrollo. Por este criterio, la enfermedad se divide en:

  • Forma bacteriana, en la cual la infección penetra en la parte anterior del órgano óptico debido a lesiones o al usar lentes de contacto;
  • forma viral (a menudo la queratitis causa una actividad anormal de los virus del herpes);
  • La forma fúngica, que es una de las más peligrosas, porque puede provocar la aparición de una catarata. Este tipo de queratitis conduce al hecho de que todas las capas de la córnea se ven afectadas, incluso los vasos sanguíneos que alimentan el ojo.

Además, hay otra gradación de queratitis:

  1. La llamada "úlcera corneal que se arrastra", que puede ser provocada por la entrada de pequeños objetos extraños que traumatizan la capa superior de la córnea.
  2. Queratitis por oncocercosis, que se desarrolla debido a la presencia de reacciones alérgicas. Tal proceso patológico puede afectar tanto la parte frontal como posterior del ojo. Las alergias severas pueden llevar al desarrollo de las llamadas. Queratoconjuntivitis de primavera.
  3. La fotoqueratitis es una forma de la enfermedad causada por quemaduras en la córnea y la conjuntiva causada por la exposición a la radiación ultravioleta.
  4. La queratitis no ulcerativa es un proceso patológico causado por el ataque de microorganismos gramnegativos que han penetrado los tejidos oculares.
  5. Queratitis marginal superficial: se desarrolla como una complicación de las inflamaciones del párpado y las membranas mucosas del ojo, así como con la meibomita no tratada.
  6. Queratitis neurogénica.
  7. Queratitis del acanto causada por el uso irracional de lentes de contacto.

Con la queratitis profunda, el proceso inflamatorio afecta las capas internas de la córnea, lo que en el futuro puede provocar la aparición de cicatrices, así como una disminución de la agudeza visual.

Causas

En la mayoría de los casos, el desarrollo de la queratitis contribuye a la penetración de los virus en el tejido del ojo. En el 70% de los casos, la causa de la patología se convierte en el virus del herpes tipo 3 - Varicella-Zoster, que es el agente causante de la varicela y la culebrilla.

Las causas externas de la queratitis incluyen:

  • deterioro mecánico de la integridad de la córnea;
  • exposición química a la mucosa ocular;
  • quemaduras
  • infecciones bacterianas;
  • infecciones fúngicas;
  • llevar lentes de contacto;
  • Condiciones de trabajo con un alto grado de peligro.

Los factores internos que predisponen al desarrollo de la queratitis incluyen patologías corneales causadas por:

  • Lesiones infecciosas severas de la córnea desde el interior;
  • Reacción aguda del cuerpo a los efectos neuroparalíticos.
  • deficiencia de vitaminas.

La oftalmología moderna tiene técnicas terapéuticas que ayudan a combatir con bastante éxito la queratitis. Sin embargo, en casos graves, no siempre ayudan a prevenir una disminución de la agudeza visual o su pérdida completa.

Síntomas y fotos de la queratitis

Un síntoma común de todas las formas de queratitis es el desarrollo del llamado síndrome corneal. Se caracteriza por la aparición de:

  • dolor agudo en el ojo;
  • fotofobia;
  • aumento de lagrimeo;
  • blefarospasmo reflejo, caracterizado por el cierre involuntario del párpado del ojo enfermo;
  • disminución de la agudeza visual;
  • sentimientos de "arena" o un objeto extraño en el ojo;
  • Inyección pericorneal del globo ocular.

Cuando la queratitis es la formación de infiltración, que posteriormente comienza a ejercer presión sobre las terminaciones nerviosas de la córnea. El desarrollo del síndrome corneal está asociado a esto.

Además, con la queratitis, la córnea pierde su transparencia y brillo. Se vuelve turbio, su esfericidad y cambios de fotosensibilidad. La queratitis neurogénica, por el contrario, se caracteriza por una disminución de la sensibilidad de la córnea y una disminución de la intensidad de la manifestación del síndrome corneal.

La acumulación de células linfoides da una infiltración de tinte gris. Si el número de leucocitos domina, se vuelve amarillo, lo que indica la presencia de pus. Con la queratitis superficial, el infiltrado puede resolverse por sí solo, pero con una lesión más profunda, se producen opacidades corneales de gravedad variable en el sitio de la infiltración. Dependiendo de ello, la función visual del paciente sufre.

La formación de ulceraciones corneales se considera la variante más desfavorable de la progresión de la queratitis. Además, comienza a producirse la exfoliación y descamación del epitelio, lo que conduce a la formación de erosiones en la superficie de la córnea. La progresión del proceso patológico y la muerte del tejido provoca la aparición de úlceras.

La queratitis, acompañada de úlceras corneales, a menudo termina con la formación de un receptor. En los casos graves de la enfermedad, los defectos ulcerativos profundos alcanzan la cámara anterior del ojo, lo que lleva al desarrollo de una hernia de la membrana de Descemet. En algunos casos, se producen perforaciones de úlceras, desarrollo de endoftalmitis, glaucoma secundario y otras complicaciones.

La queratitis con frecuencia ocurre en un complejo con otras enfermedades oculares, por ejemplo, conjuntivitis (queratoconjuntivitis), escleritis (queratoscleritis), uveítis (queratouveuidad). Cuando todas las membranas del ojo están involucradas en el proceso patológico, se produce la muerte de sus tejidos y la pérdida de la función visual.

Diagnósticos

El diagnóstico es un proceso relativamente fácil, basado en el examen de las quejas del paciente sobre la presencia de los síntomas considerados anteriormente. Para identificar los efectos de factores exógenos, se raspa el tejido de la superficie del infiltrado. Por lo general, la presencia de patógenos se determina durante el estudio.

Con la queratitis endógena, se llevan a cabo varios estudios destinados a determinar la etiología de una enfermedad oftalmológica. En este caso, el oculista examina necesariamente el historial del paciente en detalle, ya que la queratitis a menudo ocurre en un contexto de otra patología. Un evento obligatorio es realizar una biomicroscopía con una lámpara de hendidura especial.

Es muy importante diferenciar la queratitis de varios procesos degenerativos en la córnea. Durante la degeneración primaria de la córnea, ambos órganos visuales se ven afectados. Además, la enfermedad se caracteriza por un curso crónico y una progresión muy lenta.

¿Cómo tratar la queratitis?

Después de un diagnóstico exhaustivo, el médico desarrolla un régimen de tratamiento. Si el proceso inflamatorio transcurre sin complicaciones y enfermedades asociadas, el paciente recibe tratamiento ambulatorio. Con una lesión ocular profunda, la presencia de secreción anormal o un alto riesgo de complicaciones, el paciente se coloca en el hospital.

El régimen de tratamiento de la queratitis a menudo incluye el uso de:

  1. Anestésicos locales (en forma de gotas para los ojos) para aliviar el dolor;
  2. Geles oculares reparadores e hidratantes (si la causa de la queratitis fue el uso prolongado o el uso inadecuado de lentes de contacto);
  3. Gotas hidratantes (si hay irregularidades en el trabajo de las glándulas oculares);
  4. Medicamentos antihistamínicos (gotas, tabletas o inyecciones) para la queratitis alérgica;
  5. Medicamentos antimicrobianos: con un origen bacteriano de queratitis (se pueden usar pomadas antibacterianas, pero en casos severos, se usan inyecciones parabulbar o subconjuntival. Si la terapia no da los resultados esperados, el antibiótico se puede administrar por vía intramuscular o intravenosa.);
  6. Medicamentos antivirales, si la queratitis fue el resultado de una infección viral;
  7. Inyecciones intramusculares e instilación de ojos con antibióticos para lesiones sifilíticas de la córnea (en este caso, la terapia es realizada por un oftalmólogo y un venereólogo).

Si la queratitis fue causada por un objeto extraño en el ojo, primero se retira, y solo entonces, después de evaluar el grado de daño corneal, comienzan el tratamiento. A veces incluso puede requerir intervención quirúrgica.

El tratamiento de la queratitis tuberculosa se realiza junto con un médico especialista en tuberculosis. El curso de la terapia es bastante complicado y largo.

En algunas situaciones, además de la farmacoterapia, se utilizan la coagulación con láser, la crioterapia y la diatermocoagulación. Usando estos métodos, solo se tratan las áreas afectadas del ojo. Junto con estas técnicas, se realiza terapia de vitaminas y dietética.

Un enfoque integrado del tratamiento proporciona los mejores resultados y ayuda a evitar las complicaciones de la patología. Si no existe una dinámica positiva con dicha terapia, o si el paciente comienza a perder la vista rápidamente, se puede realizar un trasplante de córnea.

La duración del curso de la terapia y el período de recuperación dependen de la profesionalidad del médico y de la calidad de los servicios médicos prestados.

Realizar una operación

La queratitis grave requiere que se realice la operación, especialmente cuando se forma una úlcera purulenta del estrato córneo. Los métodos de coagulación con láser se pueden utilizar para diferentes tipos de queratitis y para la etiología fúngica de la enfermedad: coagulación con láser o intervención microquirúrgica.

La distrofia endotelial de la córnea se trata exclusivamente con cirugía. En este caso, estamos hablando del trasplante del estrato córneo, aunque después de una operación de este tipo, el riesgo de complicaciones es bastante alto.

La operación también se puede realizar para prevenir la propagación de la queratitis. Entonces, para comenzar, se raspa la envoltura epitelial del ojo, seguida de electrocoagulación, neurotomía y queratoplastia en capas. El oftalmólogo puede recurrir a la coagulación con láser.

Si se forma la infiltración durante la inflamación de la córnea, después de ella puede haber áreas nubladas. Con la formación de una monstruosidad, se realiza una operación de trasplante del estrato córneo.

Complicaciones y pronóstico.

El resultado del tratamiento y las consecuencias de una enfermedad como la queratitis, la mayoría de ellas dependen de la etiología del proceso patológico, el grado de daño al órgano visual, la ubicación del infiltrado y la presencia de enfermedades asociadas. Si la terapia se inicia a tiempo y se completa, el resultado es muy favorable, hasta la completa y completa reabsorción del infiltrado. En algunos casos, puede haber una ligera turbidez en la superficie de la córnea, similar a una nube.

Con la derrota del proceso patológico de las capas más profundas del ojo, o con la localización paracentral o central del infiltrado, se produce una nubosidad significativa de la córnea.

El resultado de la queratitis puede ser la formación de una catarata, el desarrollo de un glaucoma secundario, una atrofia del nervio óptico o un globo ocular. Como resultado, se produce la pérdida completa de la visión. Las complicaciones sépticas, como la trombosis del seno cavernoso, la celulitis de la órbita o incluso la sepsis, son peligrosas para la vida.

Prevención

Se debe prestar especial atención a la prevención de la queratitis. Para evitar la enfermedad, es necesario, si es posible, evitar cualquier daño a la membrana mucosa de los ojos. Esta advertencia es especialmente relevante para las personas que trabajan en instalaciones traumáticas.

También es importante no iniciar ninguna enfermedad oftalmológica, sino curarla a tiempo y por completo. Además, las siguientes reglas son de gran importancia en la prevención de la queratitis:

  • No descuides la higiene;
  • Almacene y use adecuadamente las lentes de contacto, si las hay;
  • Proteja cuidadosamente los ojos de los efectos de los irritantes externos y evite los objetos extraños en su mucosa;
  • evitar (si es posible) las enfermedades que pueden conducir al desarrollo de queratitis (ver arriba);
  • Incluir en la dieta tanto como sea posible proteínas, vitaminas, minerales. Si es necesario, puede recurrir a recibir complejos multivitamínicos.

De gran importancia es la prevención de la queratitis en aquellas personas que previamente se han encontrado con esta enfermedad.

Loading...

Deja Tu Comentario