Causas de endocarditis, síntomas y métodos de tratamiento.

La endocarditis es un proceso patológico en el que se ve afectado el revestimiento interno del corazón, así como las válvulas aórticas y cardíacas.

Esta enfermedad es extremadamente peligrosa no solo para la salud, sino también para la vida humana. En caso de retraso en el inicio del tratamiento, las consecuencias pueden ser muy graves, incluido el desarrollo de insuficiencia cardíaca, el bloqueo de los vasos sanguíneos de los órganos internos y la aparición de enfermedades inmunitarias.

La endocarditis puede tener una naturaleza infecciosa (bacteriana) y no infecciosa. Y aunque a menudo se encuentra el primer tipo de endocarditis, hay casos de su desarrollo en el contexto de procesos inmunopatológicos y daños mecánicos en las paredes del corazón.

¿Qué es en palabras simples?

El endocardio es el revestimiento interno del corazón, durante la inflamación de la cual se desarrolla una enfermedad llamada endocarditis. La forma aguda de la enfermedad a menudo no es una enfermedad independiente, esta es solo una de las manifestaciones de otros procesos patológicos que ocurren en el cuerpo del paciente.

Sobre la endocarditis, como una enfermedad independiente, dicen solo en el caso de su curso subagudo. En tal situación, a menudo es causada por una infección estreptocócica.

Epidemiologia

La enfermedad se presenta en personas de todos los países del mundo, sin excepción, y con mayor frecuencia se desarrolla en los hombres. La incidencia es de 3,1 a 11,6% por cada 100.000 habitantes.

En los últimos años, la endocarditis afecta cada vez más a los ancianos. Por lo tanto, si en los países desarrollados esta patología estaba enferma para personas de 35 a 40 años, hoy en día los pacientes que la padecen tienen más de 50 años. Al mismo tiempo, existe un riesgo de endocarditis en niños pequeños. Esto es especialmente cierto en los niños que han tenido defectos cardíacos congénitos.

La tasa de mortalidad de esta enfermedad varía en el rango de 15-45%.

Causas de la enfermedad.

El tipo de endocarditis depende de si fue causada por una infección bacteriana o si se desarrolló bajo la influencia de otras enfermedades.

Entonces, la endocarditis infecciosa puede ser:

  • viral
  • fúngico
  • bacterial

La más común es la endocarditis bacteriana, que se desarrolla bajo la influencia de patógenos que pueden penetrar el revestimiento interno del corazón a través de la sangre a partir de:

  • erupción purulenta en el cuerpo;
  • Adolorido o lleno de congestión purulenta de las amígdalas;
  • dientes afectados por caries;
  • Órganos del sistema respiratorio (con la naturaleza infecciosa de la enfermedad existente).

La patología de la esfera genitourinaria, así como la introducción de infecciones durante el proceso de las válvulas cardíacas protésicas también pueden causar el desarrollo de endocarditis bacteriana.

Endocarditis no infecciosa

El desarrollo de endocarditis no infecciosa a menudo ocurre bajo la influencia de enfermedades autoinmunes. En este caso, el cuerpo humano comienza a producir anticuerpos autoinmunes, que atacan no a las células extrañas, sino a las sanas. Como resultado, se desarrolla una endocarditis aséptica que, a su vez, puede conducir a una cardiopatía valvular.

Una de las causas comunes de la endocarditis no infecciosa es el reumatismo. Esta enfermedad, que tiene una naturaleza alérgica, y con frecuencia se desarrolla contra el fondo de un dolor de garganta, causada por el estreptococo verde. En la etapa avanzada de la amigdalitis, se produce daño en el tejido del corazón y el endocardio sufre principalmente del proceso patológico.

El desarrollo de la endocarditis no es la última influencia y transfiere la etiología estreptocócica angina. Estos microorganismos producen una proteína M específica, debido a la penetración en la sangre, se produce una reacción autoinmune aguda del cuerpo al tejido conectivo. Y aunque los estreptococos no participan activamente en el desarrollo de procesos inflamatorios en el área del endocardio, sin embargo, la endocarditis después de un curso de terapia para la amigdalitis no es un fenómeno raro.

El desarrollo de endocarditis en niños pequeños requiere atención especial. La patología puede ser congénita o adquirida.

Así, la endocarditis congénita es una consecuencia de las enfermedades infecciosas de la mujer embarazada. Las razones de la forma adquirida de patología pueden ser los mismos factores que en los adultos.

Patogenia

Ciertas condiciones son necesarias para el desarrollo de endocarditis, que a menudo se asocian con el efecto prolongado del agente infeccioso en el endocardio. Entonces, en este caso, la amigdalitis, la furunculosis, la periodontitis, etc. pueden conducir al proceso patológico.

Las causas de la endocarditis adquirida incluyen la penetración de una infección bacteriana en la sangre debido a:

  • Intervenciones quirúrgicas en el área de diversos órganos internos;
  • extracción de dientes;
  • insertar un catéter en una vena o vejiga, etc .;
  • broncoscopia;
  • Administración de medicamentos por vía intravenosa, etc.

El proceso patológico a menudo se localiza en aquellas válvulas cardíacas que anteriormente estaban sujetas a cambios debido a lesiones congénitas, reumáticas del corazón, o después de las válvulas cardíacas protésicas de un paciente. Las siguientes válvulas son las más afectadas:

  • aórtico
  • tricuspide
  • mitral
  • pulmonar

En este caso, la válvula cardíaca tricúspide y pulmonar se ve afectada con mayor frecuencia por los usuarios de drogas inyectables.

La base del proceso patológico se considera endocarditis ulcerativa destructiva, acompañada de recubrimientos tromboembólicos. Posteriormente conducen al desarrollo del tromboembolismo.

Además, los mecanismos autoinmunes del cuerpo están directamente involucrados en el desarrollo de la endocarditis. Un análisis de sangre revela una gran cantidad de anticuerpos contra ciertos representantes de la microflora patógena. También se detectan complejos inmunes circulantes que pueden conducir al desarrollo de vasculitis o glomerulonefritis.

Clasificación

La endocarditis en origen se produce:

  • primaria, cuando el proceso patológico se desarrolla en el campo de las válvulas absolutamente sanas;
  • secundaria, se desarrolla en válvulas cardíacas previamente modificadas (debido a malformaciones congénitas, reumatismo, etc.).

Según la clasificación del curso clínico de endocarditis es:

  1. Agudo, cuyos síntomas persisten durante 1-2 meses. Las causas comunes de esta forma de endocarditis son la sepsis causada por la microflora estreptocócica, las lesiones y las intervenciones terapéuticas o de diagnóstico en el área del corazón.
  2. Subaguda Esta fase puede durar 2 meses o más. Se desarrolla en el contexto de la endocarditis aguda no tratada.
  3. Crónica, propensa a la recaída. El cuadro clínico de esta forma de endocarditis puede persistir durante seis meses. La cronización del proceso patológico puede ocurrir en el contexto de una lesión profunda del miocardio, o en violación de las funciones del aparato de la válvula.

La endocarditis crónica se encuentra a menudo en bebés recién nacidos y niños pequeños con defectos cardíacos congénitos. Esta forma del proceso patológico también está generalizada entre los adictos a las drogas y los pacientes sometidos a cirugía.

Los síntomas

Las manifestaciones clínicas de la endocarditis dependen directamente de su tipo. Pueden crecer y desplomarse, reemplazarse o manifestarse todos juntos.

Para la endocarditis aguda se caracteriza por la presencia de:

  • fiebre febril o pirética;
  • escalofríos severos, que son particularmente agudos con el aumento de la temperatura corporal;
  • hiperhidrosis;
  • dolor articular y muscular;
  • debilidad física, letargo;
  • dolores de cabeza
  • un tono de piel grisáceo o amarillento (a veces con manchas rojas en él);
  • Nódulos dolorosos localizados en los dedos de las extremidades superiores;
  • Hemorragia en la conjuntiva.

Para la endocarditis infecciosa subaguda se caracteriza por la aparición de los siguientes síntomas:

  • fiebre febril
  • trastornos del sueño;
  • temblando a través del cuerpo;
  • pérdida de peso irrazonable;
  • La adquisición de la piel de café y sombra de leche.
  • la aparición de una erupción roja en todo el cuerpo;
  • La aparición de pequeños nódulos dolorosos subcutáneos.

La forma crónica de endocarditis se caracteriza por las mismas manifestaciones clínicas que pueden durar hasta 6 meses o más. Durante este período de tiempo, hay una disminución significativa en el peso corporal, y los dedos del paciente adquieren un tono de baquetas. Las uñas se vuelven opacas y frágiles, comienzan a exfoliarse y romperse. Aparecen numerosas hemorragias debajo de las uñas y se forman placas dolorosas en la piel de las manos y los pies.

El desarrollo de la enfermedad cardíaca, en primer lugar, está indicado por la falta de aliento. Al principio, se manifiesta durante el esfuerzo físico, pero con el tiempo también aparece en un estado de reposo absoluto. Al paciente le molesta el dolor detrás del esternón, la frecuencia cardíaca aumenta. La temperatura corporal del paciente no tiene efecto sobre estas anomalías.

Con el desarrollo de glomerulonefritis o infarto renal, principalmente en la cara del paciente, se forma edema. Luego hay una violación del proceso de micción, disminuye la cantidad de orina diaria secretada. La orina se vuelve rojiza, adquiere un olor desagradable y este proceso se acompaña de fiebre y dolor de espalda intenso.

El tromboembolismo pulmonar se caracteriza por una dificultad respiratoria grave y una sensación de falta aguda de aire. El paciente se queja de dolor detrás del esternón. En el contexto de la falta de oxígeno, la tez se vuelve púrpura o azulada, se producen alteraciones graves en la conciencia.

Los síntomas de la endocarditis infecciosa se desarrollan en 3 etapas:

  1. Infeccioso-tóxico. En este momento, los patógenos ingresan al torrente sanguíneo y se "asientan" en las válvulas cardíacas. Multiplicándose rápidamente, forman crecimientos específicos: la vegetación.
  2. Infeccioso-alérgico, cuando la activación del sistema inmunológico se produce en respuesta a un ataque de microflora patógena. Cuando esto ocurre, daño a los órganos internos: riñón, hígado, miocardio, etc.
  3. Distrófico Para esta fase de la endocarditis se caracteriza por la aparición de complicaciones graves. Hay necrosis del tejido del corazón y daño severo a muchos órganos de secreción interna.

Si la endocarditis es de naturaleza reumática, entonces se desarrolla, por regla general, en un contexto de glomerulonefritis o amigdalitis previa, acompañada de la liberación de estreptococos betahemolíticos específicos. Después de atenuar los síntomas del proceso patológico, el paciente se queja de fatiga, debilidad, malestar general y fatiga.

Luego vuelve a aparecer la fiebre, subfebril o incluso febril. El paciente se queja de presión, punzadas o sensaciones de dolor en el área del corazón. En el contexto de una imagen de este tipo, pueden aparecer otros síntomas de reumatismo: en particular, agrandamiento periódico de las grandes articulaciones, su dolor. Estos signos pasan por sí mismos, pero son propensos a una nueva aparición.

Peligro y complicaciones

Las complicaciones más comunes de la endocarditis incluyen:

  • desarrollo de insuficiencia cardíaca crónica;
  • tromboembolismo
  • Malformaciones o inflamación crónica de las válvulas del corazón.

Considere cada una de las situaciones con más detalle.

  1. En la insuficiencia cardíaca crónica, la función de bombeo y contráctil del corazón se reduce significativamente. Esta desviación se debe a daños en el miocardio y las válvulas cardíacas.
  2. El tromboembolismo es una de las complicaciones más peligrosas de la endocarditis. Cuando se arranca un coágulo de sangre, se puede liberar a la circulación pulmonar, lo que, a su vez, puede conducir a un bloqueo de la arteria pulmonar. La penetración de un coágulo de sangre en el círculo grande del flujo sanguíneo provoca una alteración de la circulación sanguínea en muchos órganos internos y partes del cuerpo: extremidades, bazo, tracto gastrointestinal, etc.
  3. Inflamación crónica prolongada. La exposición prolongada a la microflora patógena con endocarditis puede llevar a la formación de múltiples úlceras en el cuerpo. Esto, a su vez, puede provocar el desarrollo de sepsis.

A menudo, con la endocarditis infecciosa, se produce el desarrollo de insuficiencia renal y hepática. Otras complicaciones igualmente graves de la patología incluyen:

  • ataques cardíacos embológicos y accidentes cerebrovasculares;
  • Procesos inflamatorios en los tejidos del revestimiento del cerebro.
  • la formación de úlceras intracraneales;
  • neumonía
  • flebitis;
  • trombosis, etc.

En casos severos, la muerte es posible.

Diagnósticos

Para asegurarse de que el diagnóstico es correcto, el médico, en primer lugar, recoge la anamnesis. Al entrevistar a un paciente, revela su tendencia a las enfermedades cardiovasculares, estudiando cuidadosamente los síntomas del paciente y la frecuencia de sus manifestaciones.

De gran importancia en el diagnóstico es la auscultación y percusión del área del corazón. Como resultado de la inflamación, existe una violación del órgano que corrige al médico al realizar estas manipulaciones.

Sobre la base de los datos obtenidos, el cardiólogo concluye que es necesario realizar procedimientos diagnósticos instrumentales y de laboratorio:

  1. Conteo sanguíneo desplegado. Con la endocarditis, hay un aumento en la VSG y un aumento en el nivel de glóbulos blancos.
  2. Examen bacteriológico de la sangre venosa, que se realiza tres veces. Es necesario determinar el tipo específico de microorganismos patógenos para la presunta naturaleza infecciosa de la endocarditis.
  3. Ecocardiografia
  4. Ultrasonido

Con la ayuda de los dos últimos procedimientos, se revela la presencia de vegetaciones en el área del corazón, así como sus cambios estructurales.

Tratamiento de la endocarditis infecciosa y no infecciosa.

En caso de un curso relativamente leve de endocarditis infecciosa, se practica la terapia con antibióticos, y en casos graves se practica la extirpación quirúrgica del tejido cardíaco inflamado. Si hay un defecto cardíaco, todos los esfuerzos de los médicos deben dirigirse a corregir el funcionamiento del órgano.

Antibióticos para tratamiento. endocarditis infecciosa Nombrado exclusivamente por un médico! El curso de la terapia dura de 4 a 6 semanas. A menudo se prescriben agentes antimicrobianos combinados para lograr un resultado más pronunciado y rápido del tratamiento. Además de la terapia con antibióticos, se lleva a cabo un tratamiento fortificante. Se basa en el uso de inmunoglobulinas, medicamentos antiinfecciosos y agentes hormonales del grupo GCS.

Si la endocarditis no es infecciosap, entonces su tratamiento depende de las características específicas de la enfermedad subyacente. En el caso de patologías del sistema endocrino, es necesario pasar un análisis de sangre de una vena para determinar el nivel de hormonas. Si se encuentran anomalías, el paciente deberá someterse a un tratamiento de un endocrinólogo.

La endocarditis causada por intoxicación por alcohol o intoxicación por sustancias nocivas se trata rechazando o eliminando el contacto con la toxina.

Operación

La operación para la endocarditis es la extirpación de las áreas afectadas de la válvula cardíaca con sus prótesis posteriores. Si existe la posibilidad de una cirugía plástica, entonces no es necesario reemplazar las válvulas naturales con válvulas artificiales.

Después del alta hospitalaria, el paciente debe someterse a un curso adicional de monitoreo ambulatorio.Durante seis meses, tendrá que visitar la clínica cada mes para chequeos regulares con un médico que evaluará la efectividad de la terapia y el riesgo de recurrencia de la patología. Después de esto, los exámenes médicos se realizarán dos veces al año.

Predicción para la vida

El pronóstico de vida después de la endocarditis es condicionalmente desfavorable. Incluso con el uso de antibióticos de amplio espectro, los pacientes mueren por complicaciones graves en el 30% de los casos. Sin embargo, la terapia antibiótica oportuna aumenta las posibilidades del paciente de curarse por completo y de restaurar la eficiencia.

Las recaídas de endocarditis ocurren 4 semanas después del tratamiento. Pueden ocurrir debido a los antibióticos elegidos incorrectamente o la falta de competencia de su uso. Un brote repetido de la enfermedad provoca daños graves en las válvulas cardíacas y también aumenta el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.

Prevención de endocarditis

Para prevenir el desarrollo de endocarditis, usted debe:

  • Identificar y curar oportunamente las enfermedades infecciosas: caries, amigdalitis, patología bacteriana de la roto y nasofaringe;
  • realizar regularmente terapia antibiótica profiláctica en personas que están en riesgo;
  • evitar el estrés
  • Dar preferencia al esfuerzo físico moderado;
  • tiempo para tratar enfermedades virales;
  • fortalecer el sistema inmunológico;
  • inmunizar el PCC.

Los pacientes con endocarditis previa deben someterse a exámenes médicos preventivos regulares. Bien ayuda para restaurar los cursos de tratamiento de spa corporal.

Y lo más importante: que la enfermedad ya no se recuerde a sí misma, una persona debe estar atenta a su salud. Si aparece algún síntoma perturbador, debe descartar la idea del autotratamiento y ponerse en contacto con un especialista médico competente.

¿Con qué médico contactar?

La endocarditis es tratada por un cardiólogo. Pero en algunos casos, el paciente puede ser referido para una consulta adicional con otros especialistas:

  • nefrólogo
  • hepatologo
  • reumatólogo
  • ortopedista
  • narcologo

Si la rotura del bazo se ha convertido en una complicación de la endocarditis, el paciente es remitido a un cirujano. Si es necesario, la cirugía protésica de las válvulas afectadas requiere la intervención de un cirujano cardíaco.

Loading...

Deja Tu Comentario