Amigdalitis purulenta en adultos: síntomas y tratamiento, foto

La angina se puede llamar con razón una de las enfermedades bastante comunes que afectan a los adultos. Los agentes causantes de esta enfermedad infecciosa son estafilococos, estreptococos, neumococos y adenovirus, cuyo principal "golpe" siempre cae sobre las amígdalas.

Dependiendo de la especificidad del daño tisular, el dolor de garganta se subdivide en catarral, necrótico, purulento, herpético.

Cada una de estas variedades tiene síntomas similares, pero difiere en algunas características, incluidos los métodos de tratamiento. Los picos de angina generalmente ocurren en otoño y primavera, estaciones caracterizadas por una alta humedad.

Clasificación

Según la clasificación, no existe la amigdalitis purulenta. Amigdalitis (amigdalitis) según la clasificación de I. I. Soldatenk se divide en:

  1. Amigdalitis aguda (esto incluye angina catarral, lacunar, folicular, ulcerosa-necrótica).
  2. Amigdalitis crónica (hay dos formas, una forma comprimida y descompensada de amigdalitis crónica).

La amigdalitis purulenta implica principalmente amigdalitis aguda (forma lacunar o folicular). Esto se debe al hecho de que al inspeccionar las amígdalas, en su superficie se pueden ver películas purulentas, así como pus líquido en las lagunas de las amígdalas.

¿Cuáles son los diferentes tipos de amigdalitis purulenta entre sí?

Hay 3 formas de esta enfermedad:

  1. Folicular La forma más leve de amigdalitis purulenta es cuando las acumulaciones de pus son translúcidas a través del epitelio en forma de pequeños puntos. Por lo general, la amigdalitis folicular rara vez ocurre sin fiebre.
  2. Lacunar En este caso, las lagunas se llenan de pus, por lo que se forma un patrón peculiar de rayas claras, no puntos, en las amígdalas.
  3. Flemono Es una de las formas más graves de la enfermedad, ya que aquí se produce una fusión purulenta de la amígdala, que requiere tratamiento hospitalario.

Cómo tratar una amigdalitis purulenta en un adulto dependerá directamente de los síntomas y la forma de la enfermedad.

Causas

En la abrumadora mayoría de los casos, la amigdalitis purulenta es una enfermedad infecciosa causada por el estreptococo β-hemolítico del grupo A. Este patógeno se encuentra en aproximadamente el 60-80% de los casos de amigdalitis purulenta. La mayoría de los expertos aún tienden a atribuir angina a las enfermedades infecciosas estreptocócicas. Sin embargo, no se excluye la posibilidad de una amigdalitis purulenta de origen estafilocócico y neumocócico. También hay descripciones de etiología de angina listerellae.

La fuente de infección es un dolor de garganta o personas sanas portadoras de estreptococos. ¿Es contagiosa la amigdalitis purulenta? Por supuesto, sí, si no cumple con las normas de higiene y no usa una venda protectora cuando entra en contacto con el paciente.

En las depresiones especiales de las amígdalas (lagunas) siempre hay microbios. Con inmunidad normal, no causan enfermedades. Sin embargo, hay una serie de factores que causan el inicio del proceso de infección:

  1. Hipotermia, cambios bruscos de temperatura, bebidas frías y alimentos.
  2. Daño mecánico a las amígdalas con mayor infección.
  3. Avitaminosis, la presencia de enfermedades inflamatorias asociadas de estructuras cercanas.
  4. La transferencia de infección estreptocócica en todo el cuerpo.
  5. Enfermedades de inmunodeficiencia, provocando una disminución de la inmunidad.
  6. Ingestión de una infección micótica o bacteriana en la boca.

En estos casos, las defensas de todo el cuerpo se reducen y, sobre todo, se produce en las amígdalas. Cuando se inicia el proceso, la microflora patógena penetra profundamente en las amígdalas, causando su inflamación aguda: dolor de garganta. Cómo tratar esta dolencia y si se necesitan antibióticos para esto, consideraremos un poco más bajo.

Síntomas de amigdalitis purulenta

En el caso de la amigdalitis purulenta, los síntomas en adultos pueden tener diversos grados de severidad, dependiendo de la forma y el descuido del proceso infeccioso. Además, el dolor de garganta puede continuar sin un aumento significativo de la temperatura. En este caso, los signos principales y definitorios son dolor en la garganta, cambios en la apariencia de las amígdalas: enrojecimiento, hinchazón de las membranas mucosas, pústulas y placa en las amígdalas.

Sin embargo, la amigdalitis purulenta más frecuente en adultos se caracteriza por los siguientes síntomas (ver foto):

  • inicio agudo de la enfermedad: fiebre hasta 40 ° C e incluso más alta;
  • fiebre
  • intoxicación severa (dolor de cabeza, falta de apetito, debilidad severa);
  • dolor de garganta agudo, más fuerte al tragar alimentos y saliva;
  • dolor e inflamación de los ganglios linfáticos submandibulares;
  • hinchazón y enrojecimiento de las amígdalas, pared faríngea posterior y lengua pequeña;
  • hinchazón del cuello;
  • erupciones cutáneas;
  • dolor en el abdomen;
  • La presencia de focos purulentos, incursiones en las amígdalas, que se eliminan fácilmente con una espátula médica, sin dañar la membrana mucosa.

El período de incubación de la amigdalitis purulenta puede ser de 2 a 5 días. Los síntomas de la enfermedad aparecen con bastante rapidez y, por regla general, uno de los primeros signos son los escalofríos, seguidos de fiebre intensa. Un rasgo característico es el hecho de que el dolor en la garganta aumenta gradualmente, comenzando a perturbarse desde una simple sensación de incomodidad hasta un dolor intenso asociado con la deglución o no.

El tratamiento de la forma purulenta de la enfermedad es susceptible a la regla común a todas las dolencias: cuanto antes se inicie, más pronto se recuperará y la complicación será menor. Es por eso que, para curar rápidamente una quinesia purulenta, se deben tomar medidas cuando aparezcan los primeros signos.

Foto de amigdalitis purulenta

Lo que parece amigdalitis purulenta, ofrecemos para ver fotos detalladas.

Haga clic para ver

enrollar

Consecuencias

La amigdalitis purulenta es peligrosa por sus complicaciones, que pueden ser tardías y tempranas.

Los primeros incluyen:

  • sinusitis
  • otitis media;
  • laringitis;
  • linfadenitis purulenta;
  • abscesos de tejidos blandos.

Más tarde puede desarrollar:

  • meningitis
  • reumatismo
  • glomerulonefritis;
  • poliartritis;
  • pielonefritis

El pronóstico para el tratamiento oportuno y de alta calidad de la enfermedad es favorable.

Tratamiento de amigdalitis purulenta

En caso de amigdalitis purulenta, es extremadamente importante comenzar el tratamiento de manera oportuna para evitar posibles complicaciones en forma de flemón y abscesos en el cuello, patologías del sistema cardiovascular, enfermedades de los riñones y las articulaciones.

El tratamiento aproximado de la angina en adultos es el siguiente:

  1. En el período agudo de la enfermedad, se muestra al paciente reposo en cama con contacto limitado con otros y observancia del descanso de la voz.
  2. El tratamiento rara vez pasa sin antibióticos. A los adultos se les recetan medicamentos antibacterianos del grupo de penicilina: amoxicilina, cefalosporinas de primera, segunda o tercera generación (cefadroxilo, cefalexina, cefuroxima, cefixima), amoxiclav y macrólidos (claritromicina, azitromicina).
  3. Nombramiento de un antibiótico local Bioparox con amigdalitis purulenta no es menos importante que realizar un tratamiento antibiótico sistémico. Este medicamento actúa directamente sobre el foco de la inflamación, matando las bacterias de forma local e inmediata.
  4. En caso de alta temperatura o dolor intenso para aliviar la condición del paciente, se recomienda el uso de analgésicos que contengan ibuprofeno y paracetamol.
  5. Puede hacer gárgaras suavemente con soluciones de antisépticos acuosos en forma de líquidos o aerosoles especiales (lugol, clorhexidina, ingalipt, hlorofillipt, trachisan, yoks, orasept, horlospas y tabletas de resorción).
  6. Antihistamínicos Su uso reducirá el edema y el dolor de garganta, así como también reducirá las manifestaciones tóxicas generales. Los más comunes son claritina, tavegil, Erius, ácido mefenámico, paracetamol, nurofeno.
  7. La comida debe ser variada, rica en vitaminas, pero la regla principal es la ausencia de factores irritantes. Todos los platos se sirven calientes, en puré, semilíquidos, sin especias y salsas picantes.
  8. Mostrando abundante bebida caliente.

Recuerde que si comienza un dolor de garganta, puede tener complicaciones muy graves.

¿Cómo hacer gárgaras?

Se recomienda a los pacientes que hagan gárgaras con soluciones antisépticas especiales. Para estos fines, una solución adecuada furatsilina, givalex. El procedimiento debe llevarse a cabo hasta 5-6 veces al día durante varios minutos. También puede usar aerosoles de composición idéntica: hexoral, ingalipt, tantum verde.

Un par de formas populares:

  1. Infusión de manzanilla, flores de caléndula, eucalipto es una cura milagrosa para hacer gárgaras. Tomar 1 cucharada. l colección de 1 cucharada. agua hirviendo. La mezcla resultante se debe infundir, enfriar y enjuagar con amigdalitis purulenta.
  2. En un vaso de agua tibia, agregue una cucharadita de sal, un bicarbonato de sodio y 5 gotas de yodo, mezcle bien hasta que los ingredientes estén completamente disueltos.
  3. Otra infusión igualmente valiosa de manzanilla, la hierba de San Juan, la caléndula se ha utilizado durante mucho tiempo. Necesitas tomar 1 cucharada. recogida en 1 taza de agua hirviendo. Luego insista, enfríe y enjuague.

Hacer gárgaras puede ayudar a aliviar el dolor de garganta.

Antibioticos

Muy a menudo, los expertos recetan medicamentos con penicilina. Se absorben perfectamente en el cuerpo, tienen características bacteriostáticas y bactericidas pronunciadas.

A los pacientes se les receta antibiótico semisintético Amoxicilina, un antibiótico del grupo de cefalosporinas Cefalexina, se le puede recetar Sumamed, Cefazamina o medicamentos del grupo de macrólidos. La clindamicina, la fenoximetilpenicilina, la eritromicina también se usan para el tratamiento.

Solo un médico debe elegir un medicamento adecuado, prescribir la dosis y la duración de la recepción. Es importante completar un curso de tratamiento con antibióticos hasta el final, incluso si los síntomas de la enfermedad han disminuido significativamente.

Cómo tratar la quinesia purulenta en casa

Con la infección estreptocócica establecida de las amígdalas, el tratamiento de la amigdalitis purulenta en el hogar debe incluir necesariamente la terapia con antibióticos. El medicamento y su dosis prescrita por un médico.

Remedios populares:

  1. El propóleo natural se debe absorber o masticar después de cada comida y enjuagar. No coma más de una cucharadita de propóleos al día, disolviendo cada porción durante 20-30 minutos.
  2. Caldos de manzanilla, caléndula. Calman la mucosa, aliviando la irritación, picazón, molestias en la garganta. Se clasifican como remedios caseros, pero estas plantas son ampliamente utilizadas y medicina oficial. Enjuagarlos con decocciones promueve la descarga de pus, lo que mejora la condición del paciente, reduce la gravedad de los síntomas de angina.
  3. Sal, soluciones de soda. Utilizado para enjuague, inhalación, compresas. Actúan calentando, crean un ambiente desfavorable para los microorganismos patógenos, eliminan el esputo de las paredes de la mucosa faríngea.
  4. La furacilina. Utilizado en forma de solución para enjuague, irrigación de garganta. Activo contra los patógenos más comunes de la angina bacteriana.

Las recetas populares solo se pueden usar para aliviar los síntomas; no pueden curar el dolor de garganta.

Prevención

La prevención específica de la amigdalitis aguda no existe.

Para prevenir una enfermedad, se debe prestar la máxima atención a la propia salud: comer racionalmente, relajarse completamente y llevar un estilo de vida activo. Importante diagnóstico oportuno y rehabilitación de focos de infección crónica en el cuerpo, así como endurecimiento.

Loading...

Deja Tu Comentario